Archive | MUY RECOMENDABLE RSS feed for this section

RESEÑA CLAUS Y LUCAS, Agota Kristof

22 Mar

índice

 

 

 

 

 

 

 

 

SINOPSIS:

Este volumen recoge las tres novelas de gran éxito internacional que han confirmado la reputación de Agota Kristof como uno de los exponentes más provocadores de la narrativa europea: El gran cuaderno; La prueba y La tercera mentira. Con la simplicidad sórdida de un cuento de hadas, esta trilogía nos explica la historia de dos hermanos gemelos, Claus y Lucas, condicionados por un vínculo agonizante, que se convierte también en una alegoría de las fuerzas que han separado a Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

 

OPINIÓN:

 

Me ha costado bastante tiempo decidirme a hacer esta reseña. La novela que hoy os presento es  algo compleja para ello, pero bueno, hoy por fin me siento con ganas.

Este volumen recoge los tres libros que forman la trilogía,  El gran cuaderno (1987), La prueba (1988) y La tercera mentira (1991).

En el primero de ellos, conoceremos a Claus y Lucas, dos hermanos gemelos que forman un único ser (fijaros en que las letras de sus nombres son las mismas), que con 6 años se quedan al cuidado de una abuela cruel, en un pueblo fronterizo en la Segunda Guerra Mundial, aunque no llega a saberse qué pais es, es fácil imaginarlo.

Allí sólos y mientras escriben un diario que es el propio libro, se las ingeniarán para sobrevivir aunque sea a través de un extraño código moral en donde el dolor, la humillación, la muerte, el horror, los castigos, la falta de amor… forman parte de él.

Esta primera novela es la que más me ha gustado, lo que no quiere decir que el resto sea peor, si añado que ésta me parece excelente.

He disfrutado y a la vez me ha conmovido y muchas veces repelido, la forma en que Agota nos enseña la mirada a través de unos ojos de 6 años en un contexto límite.

En la segunda parte, los hermanos se separan y lo que antes era una narración común, ahora queda en manos de Lucas. Claus cruza la frontera y nada más sabemos sobre él. Lucas comienza una nueva forma de vida amputado por la marcha de su hermano. La narración no se centra tanto sobre él, conocemos mejor a los personajes que lo rodean.

En la tercera parte, todo parece desmoronarse. La confusión entre quienes son Claus y Lucas y la duda de lo que ocurrió y cómo ocurrió dejan al lector algo perplejo. No en vano esta última parte se titula La tercera mentira, parece pues que las dos anteriores no son ciertas…

No sabría explicar mis conclusiones ni si son acertadas, por eso os invito a leerlo y que comprobéis en vuestra piel lo que intento deciros. Sí que aconsejaría a ojos cerrados la lectura del primer libro, que puede leerse independientemente.

 

firma

 

RESEÑA EL NIÑO PERDIDO, Thomas Wolfe

14 Ene

images

El niño perdido
Thomas Wolfe

Traducción de Juan Sebastián Cárdenas
15,5 euros 96 páginas
ISBN 978-84-92865-41-3

SINOPSIS:

Estamos en 1904, en la época de la Exposición Universal celebrada en Saint Louis. La familia Wolfe se ha trasladado desde Asheville y ha abierto aquí un pequeño alojamiento para los vecinos de su lejana ciudad natal que visitan la Exposición. Grover Wolfe tiene sólo doce años, pero, según dicen todos, una sensibilidad y una madurez extraordinarias…

He aquí uno de los textos más hermosos de la literatura norteamericana del siglo XX: la búsqueda del «niño perdido», del hermano muerto. Una historia, en cuatro tiempos, contada por uno de los grandes narradores de los años treinta: Thomas Wolfe, quien construye, con telón de fondo de esa América provinciana que aún hoy nos fascina, una novela tan bella como intensa, perfecta en su estructura e inigualable en su poder de evocación.

«Una de las máximas aspiraciones de cualquiera de nosotros sería llegar a escribir algo con la altura y la poesía de El niño perdido». Jack Kerouac

«En Norteamérica hay tres grandes escritores: primero está Wolfe, después yo, y después Hemingway.»
William Faulkner, dos años después de recibir el Premio Nobel

OPINIÓN:

Hoy os presento un libro cortito que se lee prácticamente sólo y con el que he disfrutado desde el principio.

Con esta novela he tenido sentimientos encontrados. Por un lado la prosa y el manejo del lenguaje de su autor son espectaculares, un placer para vista y cerebro, para saborear despacito como el buen vino. Por otro, el eje central del libro, la pérdida de un hermano, siempre es un duro trago a la hora de sumergirnos en este tipo de lecturas, y más si cabe, sabiendo que es un relato autobiográfico, es decir Thomas Wolfe está escribiendo sobre su propio hermano.

Estructurado en cuatro “bocados”, durante el primero, narrado en tercera persona, nos ponemos en la piel de Grover, el niño perdido, nos situaremos en  la plaza donde pasó su infancia y sus recuerdos, qué digo, casi podremos tocar todo lo que describe Thomas con ese precioso estilo que me ha cautivado. La fuente, la lluvia, los escaparates; un torrente de palabras y detalles que nos sitúa en ese momento como espectadores privilegiados…

En la segunda parte toma la voz su madre, entrevistada por un periodista por su famoso hijo Thomas, su fama e inteligencia, aunque nos dice que el verdadero prodigio era Grover.

Durante la tercera, es la hermana la que nos cuenta una aventura que vivió con Grover justo cuando cae enfermo por el tifus.

La cuarta y última parte nos narra la vuelta de Thomas Wolfe a la casa donde murió su hermano, en la que vive ya otra familia, cerrando definitivamente ese capítulo en su vida.

Un bello y poético libro, que recomendaría a todo el que disfrute con esos autores que tienen un don especial para manejar el lenguaje a su antojo.

RESEÑA VENTAJAS DE VIAJAR EN TREN, Antonio Orejudo

2 Dic

índice

  • Nº de páginas: 150 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: ALFAGUARA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788420441733

SINOPSIS:

La agente literaria Helga Pato tiene que internar a su marido en un sanatorio. A la vuelta conoce a un individuo que dice ser psiquiatra y que se lanza a perorar sobre sus pacientes. Así da comienzo una sucesión de acontecimientos y personajes extraordinarios, enigmáticos y disparatados.

OPINIÓN:

Me gusta clasificar a los escritores de dos formas:  autores y AUTORES, con mayúsculas y negrita, aquellos que sobresalen del resto por algún detalle en particular. Antonio Orejudo es uno de ellos. Quizá me aventuro un poco en tamaña afirmación (qué diablos la vida es riesgo), ya que sólo he leído esta novela suya, desconozco si las demás están a la altura y son igual de sobresalientes, apostaría que sí. De esta manera os quiero presentar un libro de esos difíciles de buscar, que no están en las grandes listas de más vendidos y a los que me estoy aficionando por la cantidad de sensaciones y sentimientos que me provocan.

Si según cuenta el autor la novela tenía en principio cuatrocientas y pico páginas, y la dejó en poco más de ciento cincuenta, creo que nos hemos perdido por el camino algo muy bueno, una lástima.

Ventajas de viajar en tren es un libro diferente, caleidoscópico,donde el argumento es un todo, tipo cebolla, con diferentes capas, idas y venidas, mentiras y verdades, donde no sabes si lo que ocurre es real o imaginario, donde la protagonista confunde narradores con autores y a estos con personajes.

Con sólo leer el siguiente párrafo que abre el libro, uno reconoce que se encuentra ante  algo singular, original, con algunos pasajes casi incompletos, en manos de personajes psiquiatricos, duros, la mayoría muy crueles, como la mujer a la que su marido considera un perro literalmente hablando. Relatos de vidas rotas, enfermas, pero puede que reales y normales en las cabezas de sus personajes.

Imaginemos a una mujer que al volver a casa sorprende a su marido inspeccionando con un palito su propia mierda. Imaginemos que este hombre no regresa jamás de su ensimismamiento, y que ella tiene que internarlo en una clínica para enfermos mentales al norte del país. Nuestro libro comienza a la mañana siguiente, cuando esta mujer regresa en tren a su domicilio tras haber finalizado los trámites de ingreso, y el hombre que está sentado a su lado, un hombre joven, de nariz prominente, ojos saltones y alopecia prematura, que viste un traje azul marino y lleva sobre las rodillas una peculiar carpeta de color rojo, se dirige a ella con esta pregunta tan peregrina:

– ¿Le apetece que le cuente mi vida?

La protagonista de la historia, Helga viene de internar a su marido en un psiquiátrico, por tener ciertas tendencias coprofílicas. A su regreso en el tren, un individuo que se sienta a su lado y dice ser médico de ese centro, comienza a contarle parte de su vida. En la primera estación, el médico se baja y no regresa, olvidando una carpeta llena con historiales médicos de sus pacientes.

A partir de aquí la montaña rusa en la que Orejudo nos envuelve te engulle y te hace querer leer más y más. De la mano de un estilo diferente y embaucador (no sé si escribe siempre de esta manera, pero tiene un sello que lo hace único, maneja el lenguaje a su antojo y le da vida),  llegamos hasta el final del libro con la boca abierta y con ganas de mucho más.

Un libro recomendadísimo al que le guste leer y disfrutar, aunque puede atragantarse a lectores más lineales ortodoxos y menos atrevidos, por los excesos y contenidos que aparecen descritos.

Si  a veces en una reseña no se puede expresar bien lo que se ha leído, lo mejor es leerlo uno mismo para comprobarlo, así que anotadlo en la lista de pendientes y contadme.

Podéis leer las opiniones de Orejudo el eldiario.es, donde escribe sobre temas de actualidad autoentrevistándose .

Os dejo con la opinión de Rafael Reig sobre este libro:

RESEÑA LA PIEDRA DE LA PACIENCIA, Atiq Rahimi

15 Oct

pi

  • Autor:Atiq Rahimi
  • Traducido por:Elena García-Aranda
  • Sello:Siruela
  • Colección:Nuevos Tiempos 144
  • ISBN:978-84-9841713-5
  • Código de almacén:8021144
  • Edición:3ª, 2012
  • Formato:Libro electrónico, EPUB (Disponible en RústicaKindle)
  • Páginas:120
  • Tema:Novela contemporánea – literatura extranjera

SINOPSIS:

En la mitología persa, sangue sabur, «la piedra de la paciencia», es una piedra mágica a la que uno le cuenta sus desgracias, sus sufrimientos, sus miserias, para confiarle todo lo que no nos atrevemos a revelar a los demás… La piedra escucha, absorbe como una esponja todas las palabras, todos los secretos, hasta que un buen día explota… Y ese día, uno queda liberado.

En esta novela, localizada «en alguna parte de Afganistán, o en cualquier otro lugar», la piedra de la

paciencia es un hombre tendido en un colchón en el suelo, en estado vegetativo a causa de una bala alojada en la nuca. A su lado, su mujer reza por él, le atiende y le habla, mientras en las calles pasan los carros de combate y se suceden los disparos. No sabe si puede oírla, pero la mujer le reprocha haber consagrado su vida a la Guerra Santa, y le desvela, llena de rabia y desesperación, lo que nunca se atrevió a decirle: sus deseos, miedos y frustraciones, y sus secretos más ocultos. La piedra de la paciencia explotará…

Escrita en un lenguaje bellísimo, poético y descarnado, La piedra de la paciencia, justamente galardonada en el 2008 con el prestigioso Premio Goncourt, es un grito contra la sinrazón de las guerras, el fanatismo y la opresión a las mujeres en cualquier parte del mundo.

OPINIÓN:

Bueno la verdad es que llevo una buena temporada con los libros que estoy leyendo, me están gustando, me parecen bien escritos, me aportan conocimientos y disfruto, que no es poco. La piedra de la paciencia es uno de ellos.

Como nos dice la sinopsis nos encontramos en Afganistán, pero podríamos extrapolar la historia a cualquier otro lugar. El escenario es prácticamente una sola habitación y los protagonistas un matrimonio musulmán.

Él, se encuentra en estado vegetativo a consecuencia de una bala que se le quedó en la nuca, y no dice ni una sola palabra durante toda la novela, por lo que todo el peso recae sobre la mujer en un constante monólogo, en la que el narrador va haciendo algún inciso para explicarnos lo que sucede en la habitación o en el exterior: las llamadas del mulá al rezo, los ruidos de los disparos, los pasos y gritos que se oyen… creando así una atmósfera cerrada e íntima de la que somos espectadores privilegiados.

Durante los primeros días, la mujer no hace sino rezar constantemente para que se recupere, siguiendo los consejos del mulá, así durante más de dos semanas. Es entonces cuando ya no puede más, y conforme avanza el libro la mujer empieza a confesarle todo lo que le ha ocultado por miedo, sus secretos más escondidos, sus sueños y decepciones, arrepintiéndose en algunos momentos y liberándose en otros. Creyendo a veces que está poseída por cómo habla a su marido, y demostrando otras el poder que ella tiene sobre él como mujer.

Tal vez ésto no choque mucho en un país civilizado, pero creedme si os digo que resulta duro e impresiona imaginarse este monólogo en boca de una mujer musulmana aunque su marido no sepamos si la oye o no.

Por otro lado creo que me he perdido algo por la condición de que soy hombre, es decir, pienso que una mujer sacaría más jugo del que he sacado en determinadas situaciones del libro por tener la posibilidad de ponerse más en la piel de ella. Me gustaría resaltar las descripciones, sensaciones y pensamientos que Atiq Rahimi hace de la mujer, me ha sorprendido que sea un hombre, daba por hecho que se trataba de una escritora.

Os dejo con una de las partes de la novela que muestra su fuerza y crudeza:

En fin, imagina, estar prometida durante casi un año, y casada durante tres años con un hombre ausente, ¡está claro! Yo vivía con tu nombre. Ni siquiera te había visto, oído, tocado antes. Tenía miedo, miedo de todo, de ti, de la cama, de la sangre. Y al mismo tiempo era un miedo que me gustaba. Seguro que conoces esa clase de miedo que no te aleja de tu deseo, al contrario, te excita, te da alas, aunque temas quemarte. Ése era el tipo de miedo que yo tenía. Día tras día, crecía dentro de mí, llenaba mi vientre, mis tripas… La víspera de tu llegada, se vació. No era un miedo de muerte. No. Era muy vivo, rojo de sangre. Cuando se lo dije a mi tía, me aconsejó no contarte nada… Me sentí morir. Y eso me salvó. Aunque era virgen, tenía auténtico miedo. Me preguntaba qué habría pasado si ese día no hubiese llegado a sangrar…» Barre el aire con la mano, como si quisiera atrapar una mosca. «…Habría sido una auténtica catástrofe. Había oído tantas historias. Me imaginaba de todo.» Con voz ronca: «Hacer pasar la sangre impura por la sangre de la virginidad fue una idea genial, ¿no?». Se acuesta y se acurruca junto al hombre: «Nunca he comprendido por qué para vosotros, los hombres, el orgullo está tan ligado a la sangre». Vuelve a levantar la mano al cielo. Mueve los dedos. Se diría que hace el gesto de invitar a alguien invisible a acercarse. «¿Pero te acuerdas una noche, al principio de vivir juntos, que llegaste tarde? Completamente borracho. Habías fumado. Yo estaba dormida. Sin decir una palabra, me bajaste el pantalón. Yo me desperté. Pero hice como que dormía profundamente. Tú me… penetraste… Gozaste cuanto quisiste… pero cuando te levantaste para lavarte, ¡te diste cuenta de que tenías sangre en la polla! Furioso, volviste y me estuviste golpeando hasta bien entrada la noche, porque no te había avisado de que tenía la regla. ¡Te había ensuciado!», ríe con sarcasmo. «¡Te había convertido en impuro!» La mano, en el aire, agarra los recuerdos, se cierra y baja para acariciarse el vientre, que se infla y desinfla con una cadencia más rápida que la de la respiración del hombre.

Con un gesto brusco, desliza su mano bajo la túnica, entre los muslos. Cierra los ojos. Respira profundamente, dolorosamente. Se introduce los dedos entre las piernas con violencia, como si fuese a clavarse un cuchillo. Conteniendo la respiración, retira la mano con un grito ahogado. Abre los ojos, se mira las uñas: están mojadas. Mojadas de sangre. Rojas de sangre. Pone la mano ante el rostro ausente del hombre. «¡Mira! Sigue siendo mi sangre. Limpia. Entre mi menstruación y la sangre limpia, ¿qué diferencia hay? ¿Qué tiene esa sangre de repugnante?» Baja la mano hasta la nariz del hombre. «¡Tú has nacido de esa sangre! ¡Está más limpia que tu limpísima sangre!»

En definitiva un libro muy recomendable.

El trailer de la película que se hizo basada en el libro:

http://www.youtube.com/watch?v=NNI72lLRtFw

Podéis leer un extracto AQUÍ.

firma

RESEÑA LA NIÑA QUE AMABA LAS CERILLAS, Gaétan Soucy

30 Sep
chicaEditorial Akal
Colección Literaria
Traductor Oscar Luis Molina Sierra Alta
Materia Narrativa
ISBN
978-84-460-1453-9
Dimensiones 21.5×14
N.° páginas
160
Año edición
2001
Precio sin IVA
4,76 €
Código 1338 
SINOPSIS:
“Mi hermano y yo tuvimos que hacernos cargo del Universo, pues una mañana sin avisar, poco antes del alba, papá entregó su espíritu. Sus despojos crispados en un dolor del que sólo quedaba la corteza, sus decretos de súbito convertidos en polvo, todo eso yacía allí en el cuarto desde el cual papá todavía la víspera nos ordenaba todo. Mi hermano y yo necesitábamos órdenes para no borrarnos por trozos, era nuestro mortero. Sin papá nada sabíamos hacer. Apenas podíamos vacilar, existir, temer, sufrir”. Así comienza un relato intenso e imposible de contar, a la vez divertido e imponente, lleno de sorpresas y de encanto, narrado en una lengua al tiempo titubeante y deslumbrante. Esto prueba dos cosas: que la literatura es una fiesta del lenguaje y que Gaétan Soucy ocupa un sitio único e indiscutible entre nosotros.
OPINIÓN:
Hoy estoy contento con motivo de esta reseña. Alegre y satisfecho, porque voy a haceros un regalo al aconsejaros este libro, que descubrí de casualidad, leyendo un fantástico blog de extraño e hipnotizador nombre:  http://lamedicinadetongoy.blogspot.com.es/
Quiero hablaros de una novela muy, muy buena, de las que sobresalen del resto y que son difíciles de encontrar, de las que no están en las listas de más vendidos… Vamos, que ha pasado directamente a mi podio particular con alguna que otra elegida.
Si os habéis leído la sinopsis, que no es más que la copia del primer párrafo del libro, entenderéis un poco lo que os quiero decir. Nada más leer estas líneas, supe que era un libro especial, particular…, tanto que me es difícil hacer la reseña sin estropearlo, por lo que iré poniendo algunos pasajes que me han gustado en cierta manera, y han sido muchos, creo que es el libro al que más he maltratado y desvirgado, (por las anotaciones y marcas que le he hecho), nada de librofilia 🙂
La novela nos cuenta la dura historia de dos jóvenes hermanos que acaban de quedarse huérfanos por la muerte de su padre. Esto, aunque es chocante y triste, tampoco es muy extraño. Pero si estos muchachos han estado sometidos a continuos abusos y no conocen nada más que su casa, sin haber tenido nunca contacto con el exterior, la historia empieza a dar juego.
Lo que más llama la atención al comenzar con su lectura, es lo irregular de la sintaxis y la manera de expresarse por parte del autor en boca de uno de los hijos, pero tampoco es algo a lo que uno no se acostumbre, además hay una razón para ello, que no voy a desvelar.
Parece que algunas frases están construidas de manera poco ortodoxa, algunas palabras surgen con distinto significado y otras brillan por su excepcional aportación. Impresiona la soltura y facilidad con que moldea el lenguaje a su antojo, y lo mejor de todo es que lo hace fácil.
Mención especial a la labor del traductor que debió de ser cuando menos afanosa.
Metámonos ya en el ajo.
Los niños, tras asimilarlo, se encuentran perdidos, solos, sin referencias. Lo único que les ocupa ahora es que tienen que encontrar un ataúd para enterrar a su padre, por lo que uno de los hermanos tendrá que ir más allá de la arboleda, a la aldea más cercana, algo peligroso y que les supera.Toda la narración corre a cargo de uno de ellos, el denominado secretario, que nos irá relatando los acontecimientos en primera persona a modo de diario.
“«Gíralo del otro lado», me dijo mi hermano, hablando de mi padre, pero yo proteste. Sus atributos van a colgar, argüí entonces.

    En la escalera se vino la desgracia sobre el pobre mundo. Quiero decir que hermano perdió pie y papa se nos escapó de las manos por la rampa: cayó como un piano. Todo nos llega, siempre, inevitable. Papa se estrelló contra el piso de la cocina y quedó vertical, con los pies en el aire como las orejas de conejo.
    Algo debió quebrársele en el cuello, ya que se mantenía erguido sobre el occipucio, lo cual, que yo sepa, nunca fue uno de sus ejercicios. Tenia el mentón aplastado contra el pecho, como cuando se busca en los abismos un eructo. Lance una bofetada, que mi padre habría aprobado, contra la cara de mi hermano, que lo levantaba como podía y nada satisfecho en medio de la escalera. Y lo arrastre por las orejas.
    -¿Tiene o no bigotes? -dije entonces, y metí la nariz, por así decir, allí adentro.
    No soy un violento, pero es que también tengo mis cóleras santas, mis puntos sobres las íes, no vayáis a creer. Y el señor que se pone a llorar, ay.”

La novela he de deciros que parece desde la primera página un despropósito que no hay por donde cogerla, pero poco a poco iremos tomando conciencia de todo y se nos mostrará en todo su esplendor.

Es difícil plasmar lo que quiero contar, no puedo expresar con mis limitadas virtudes lo que este pedazo de novela encierra, hay que leerla para entenderlo.

“Viviríamos tan juntos y tan cerca uno del otro que una sonrisa comenzada en mis labios terminaría en los suyos, por ejemplo. Le peinaría sus pequeñas alas a la espera de la muda. Le haría mantillas de mariposa y cojines de ternura con el amor que a mi nunca me han dado”

Os daré como muestra de lo peculiar que es, un ejemplo: al no haber tenido contacto con nadie jamás, los niños piensan que las mujeres están divididas en dos clases: santas vírgenes o putas, a consecuencia de lo que escuchaban a su padre, un ex-sacerdote. Este y otros planteamientos darán paso a situaciones rocambolescas como imaginaréis.

Y sin embargo dentro de todo este error horror de vida en el que se encontraban y lo macabro y antinatural de su existencia, alguno de los pasajes me han hecho sonreír.

Es un libro tan particular y tan magnífico, que como podréis comprobar tras su lectura, ni siquiera el diario mágico que escribe el protagonista y que es la novela en sí, podríamos haber sido capaces de leerlo ni entenderlo…

Quiero pediros una cosa para terminar, si la habéis leído ya, o vais a hacerlo, espero  vuestra opinión para conocer qué os ha parecido.

Podéis también opinar sobre ella en el foro: http://unlibroparaleer.foroactivo.com/t11-resena-la-nina-que-amaba-las-cerillas-gaetan-soucy#25

El punto fuerte del libro: Todo el libro. I-m-p-r-e-s-i-o-n-a-n-t-e.

El punto menos fuerte del libro: Puede que haya personas a las que les resulten algo duras determinadas situaciones.

Podéis leer algunas páginas AQUÍ. Donde pone previsualizar.

A %d blogueros les gusta esto: