Archivo | ENTREVISTAS RSS feed for this section

ENTREVISTA VANESSA REQUENA

2 Abr

Buenas, buenas, hoy os dejo con una bonita entrevista de Vanessa Requena cuyo nombre espero comenzará a sonar pronto, a raíz de su novela Al otro lado de las llamas, cuya reseña podéis leer AQUÍ.

Antes de comenzar os cuento algo sobre ella:

Me llamo Vanessa Requena Fernández y soy de Barcelona. Soy bióloga y hace relativamente poco que me dedico a escribir. Comencé escribiendo microrrelatos y gané el concurso “Amigos para siempre” de la editorial Hipálage con el microrrelato “Luis” (2011). También conseguí una mención de honor por el cuento de nunca acabar “¡Blam!” en el III concurso de microtextos Garzón Céspedes (2012).
A partir de ahí me animé con una novela y así nació “Al otro lado de las llamas”.
Tengo un blog en clave de humor donde explico mis andanzas en el mundo literario:
SAM_0829
En primer lugar me gustaría agradecerle el tiempo que ha invertido en realizar esta entrevista para el blog. A partir de aquí puede explayarse lo que desee.Según he leído es usted bióloga, ¿cómo es que no estudió algo más relacionado con las letras, llevando este gusanillo en el cuerpo?
Siempre he sido más de ciencias que de letras y, aunque me encanta leer todo lo que cae en mis manos sin importarme el género, no he comenzado a escribir hasta hace poco. Si hace cinco años alguien me hubiera dicho que escribiría un libro no le habría creído. Empecé a escribir por casualidad, una tarde encontré por internet unos concursos de microrrelatos y decidí participar, sin más pretensiones que distraerme. Era lo primero que escribía en mi vida pero para mi sorpresa gané uno de los concursos y recibí una mención de honor en otro. Eso fue lo que me animó a seguir escribiendo y descubrí que me encantaba. Desde luego, para mí ha sido un gran hallazgo.Otra de las cosas que me ha llamado la atención al indagar en su currículum, es que este libro lo escribió en tan sólo mes y medio. Me parece sorprendente, estamos hablando de una novela de 750 páginas. ¿Tenía todo bien planificado por lo que se puede deducir?
No sé cuál es la técnica utilizada por otros escritores para hilvanar sus novelas pero yo me lancé a escribir teniendo tan solo un guion muy básico de toda la trama. La estructura de la novela, que sigue la vida de un personaje de forma cronológica, me permitía ir descubriendo la historia a medida que la escribía, sorprenderme con los giros argumentales. Era casi como estar leyendo una novela donde iba pasando lo que yo quería.
El hecho de tardar tan poco tiempo en escribirla se debe a dos motivos. El primero es que iba enviando los capítulos que terminaba a una amiga. Ella se los leía en diez minutos, me daba su valoración y me pedía más. Cada día le enviaba uno o dos capítulos, en parte porque me había enganchado a la historia y en parte porque no quería hacerla esperar para que no perdiera el interés. El segundo motivo es que tengo la suerte (o la desgracia) de que nunca me quedo en blanco ante un cursor parpadeante, así que todo el tiempo invertido en escribir lo aprovecho prácticamente al cien por cien.

Me gustaría que nos contara el ambiente en el que le gusta trabajar, si es por la mañana, nocturna, a cualquier hora, a solas, manías, si va tomando notas…
No tengo manías a la hora de escribir, me da igual estar en casa, en una cafetería, por la mañana, por la noche… Entre el trabajo y mi familia tengo tan poco tiempo libre que no puedo permitirme el lujo de ser muy sibarita con mis hábitos de escritura. Eso sí, mucho mejor si no tengo acceso a internet, porque tengo una tendencia insana a perderme en Twitter. A veces tengo un flash de una escena o una conversación, y lo apunto brevemente en un archivo Word que uso a modo de libreta, pero nada más. De hecho, tengo un pequeño portátil, un notebook, que llevo en el bolso cuando estoy en medio de una novela para poder escribir en el tren, mientras desayuno… Donde sea. Y sí, el bolso pesa como un condenado.

¿Quién es la primera persona que lee y valora sus novelas o borradores?
Como he dicho antes tengo una amiga que todavía lee más que yo (lamentablemente escribir me quita parte del poco tiempo del que dispongo para leer…) y suelo pasarle lo que escribo, me da consejos muy útiles y, sobre todo, me anima mucho. Si no fuera por ella tal vez “Al otro lado de las llamas” nunca habría visto la luz.

Qué piensa cuando ha leído alguna crítica negativa sobre su trabajo, si es que la ha habido.
Cuando publiqué “Al otro lado de las llamas” estaba preparada psicológicamente para cualquier cosa pero he tenido la grandísima suerte de que hasta ahora todas las críticas de la novela han sido positivas. Eso es lo más importante para mí, porque no soy conocida y las reseñas son mi única carta de presentación. A decir verdad, las peores críticas las he recibido de mi pareja y creo que las he encajado con bastante deportividad. De hecho, sigue con vida…

Escritora novel que se busca la vida como puede, ¿no le han dado ganas de abandonar? ¿qué ha aprendido de todo esto?
No sé dónde leí una vez que el verdadero trabajo comienza cuando terminas de escribir el libro, y vaya si es cierto… Para empezar, hay dos o tres millones de novelas en Amazon, que es la plataforma que he escogido para publicar, es imposible que alguien de con la mía por casualidad. Dar visibilidad a una novela es muy complicado y laborioso cuando no cuentas con la infraestructura de una editorial, y menos cuando no sabes por dónde empezar. Decidí escribir un blog y colgar allí los primeros capítulos de mi libro, pero no sabía muy bien cómo hacerlo atractivo para que la gente lo leyera, qué enfoque darle, de qué trataría… Al final decidí que fuera un blog en clave de humor donde iba explicando mis aventuras en el mundo literario, pensé que sería más atractivo para el público, y la verdad es que me siento muy a gusto con el humor. Dar visibilidad al blog me llevó a pasearme por páginas literarias, Twitter, luego hice una página en Facebook sobre la novela… Esto es todo un mundo pero lentamente y gracias al boca a boca la novela se va dando a conocer. Después de casi un año de haber publicado en formato ebook he podido por fin editar en papel y ahora comienzo a organizar presentaciones de la novela. Pasar de la promoción en internet desde el sofá de mi casa a tener que hablar ante un público impredecible da un poco de vértigo pero también me hace mucha ilusión.
Es cierto que he pasado algunos momentos duros y alguna vez he pensado en abandonar pero cuando alguien me dice que ha leído “Al otro lado de las llamas” y que le ha gustado… Hace que todo merezca la pena.

¿Por qué fantasía y no algo más tradicional? ¿Influída por Laura Gallego tal vez?
Me da un poco de vergüenza decir que no he leído nada de Laura Gallego, lo tengo en tareas pendientes. Y, bueno, para mí la fantasía medieval es un género tradicional, me ha acompañado toda la vida. Primero en forma de juegos de rol cuando era adolescente, y luego a través de las novelas. ¿Qué tiene de raro?
Después de “Al otro lado de las llamas” he explorado otros géneros pero he comenzado con este porque me permite dar rienda suelta a mi imaginación, crear cualquier cosa que se me ocurra… Es el género en el que me siento más libre.

La novela para mi gusto está muy bien ambientada, y los personajes bien perfilados, ¿cómo trabaja ese mundo imaginario, hay algo de real en él?
Como suele decirse, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Los personajes no están inspirados en personas reales, aunque todos tienen algo de mí.
He tratado de alejarme, dentro de mis posibilidades, de otros mundos creados por autores de fantasía. Es imposible que no haya sido influenciada por lo que he ido leyendo durante toda mi vida pero tenía muchas ganas de inventar mi propio mundo de cero. Hacer algo original, mío. Espero haberlo conseguido.

Háblenos para los que no la conozcan de su última novela. Preséntenosla.
“Al otro lado de las llamas” es una historia que gira en torno a una idea principal: que la sociedad impone límites en tu mente a un nivel tan profundo que ni siquiera eres capaz de verlos, y que si no hay nadie a tu alrededor para decirte lo que es posible y lo que no, puedes lograr cualquier cosa. Eso es lo que aprende Kendra, una niña pequeña que de repente se encuentra sola, abandonada en medio de un bosque, sin nadie a quien recurrir, sin recursos, sin nada. Forzada a sobrevivir en un medio hostil, la pequeña sabe que morirá cuando llegue el frío pero entonces descubre algo maravilloso: que puede comunicarse con los elementos. Eso le permite hacer cosas que, aunque no tienen nada que ver con la magia, un arte prohibido que está penado con la muerte, se parecen mucho.
Años más tarde Kendra siente la necesidad de volver a la civilización y allí conoce a Derán, un joven que la marcará profundamente y que le enseñará muchas cosas buenas, pero también hará que despierte en ella un lado oscuro que no le gustará…

¿Algún plan de futuro que se pueda contar?
Estoy dando los últimos retoques a la segunda novela que voy a publicar, que está ambientada en el mismo mundo pero… dos mil años antes.
También tengo alguna novela escrita en otros géneros pero eso lo dejo para más adelante.

Y para terminar y como soy muy curioso, me gustaría saber qué lee ahora Vanessa Requena.
Pues estoy leyendo un libro de Terry Pratchett que me acaban de regalar, “El atlético invisible”. Antes me había leído un libro sobre política y, la verdad, Pratchett me está viniendo muy bien para sacudirme el mal humor. La verdad es que leo todo lo que cae en mis manos, me da igual el género y me gusta casi todo.Gracias por su tiempo y un cordial saludo de unlibroparaleer.

ENTREVISTA A NOEMÍ SABUGAL

14 Jun

Hola a todos y todas, unlibroparaleer ha conseguido entrevistar a Noemí Sabugal, cuya última novela Al Acecho fue reseñada en este blog.

Tras una pequeña biografía de la autora podréis leer esta interesante entrevista. Gracias por tu amabilidad Noemí.

noemi sabugal

Noemí Sabugal, (Santa Lucía de Gordón, León,  1979), licenciada en periodismo por la Complutense de Madrid ha trabajado para diversos medios de comunicación, tiene una novela anterior El asesinato de Sócrates, que fue finalista del XI premio  de novela Fernando Quiñones.

ENTREVISTA

• Me gustaría conocer un poco a Noemí Sabugal en su día a día, cuando no es escritora, si tiene alguna otra pasión o entretenimiento.

No soy muy original, no hago tai chi ni patchwork. Dedico todo el tiempo que puedo a leer y a ver películas. Veo con fruición series como The wire, Los Soprano, Treme o Breaking Bad, leo cómics, voy al teatro, escucho música (blues, Sabina) y me voy de tapas. También me apasiona viajar, por supuesto.

 

• Como periodista que es, está claro que lo suyo es escribir. Pero, ¿qué le empujó a dar el salto a la literatura?

La literatura ya estaba ahí, como una especie de marca de nacimiento. Siempre me gustó sumergirme en los libros y eso me llevó al periodismo y a enfocarme hacia la prensa escrita. El salto lo llevaba ejercitando durante años. Ahora veremos si soy capaz de nadar y llego al final de la piscina sin ahogarme.

 

• Explíquenos cómo es su metodología de trabajo. ¿Le van surgiendo ideas, sabe de antemano qué novela quiere escribir, escritora diurna o nocturna, de café y cigarrillo?

Cafeína sí, por favor. Nada de cigarrillos. Escribo cuando puedo y donde puedo. He escrito mucho en trenes y autobuses, de día y de noche. En cafeterías y hoteles. Pero prefiero escribir en una habitación bien iluminada y con tiempo por delante. En cuanto a la preparación de la novela, sí, más o menos sé qué quiero escribir pero siempre hay personajes que crecen o desaparecen antes de lo que yo pensaba. Una novela no es una operación matemática, es un organismo vivo que pasa por sus gripes y sus subidones y hay que acompañarla. Para las ideas surgidas en cualquier momento y lugar siempre llevo una libreta a punto para cazarlas.

 

• ¿Cómo encaja las críticas que va recibiendo? ¿Son un estímulo para usted?

Claro, es muy curioso ver qué piensan los demás de lo que haces. Creo que el escritor debe olvidarse de todos para hacer bien su trabajo, debe escribir aquello que esté en sintonía con sus gustos y obsesiones porque así no traicionará su esencia ni su estilo; pero siempre es interesante ver cómo puede haber muchas lecturas distintas de un mismo libro.

 

• ¿Quién es la primera persona que lee y valora sus novelas o borradores?

Mi pareja. Tiene buen ojo.

 

• Al acecho es su segunda novela; supongo que al tener ya experiencia con la anterior, ha sido más fácil estructurar todo el proceso de creación, o por el contrario, ¿debe exigirse más uno mismo?

Por supuesto, y con esta novela espero haber dado un paso más. Es más compleja y ambiciosa que la anterior, no sólo por los temas que trata: la República, el comienzo de la guerra civil y el compromiso político, sino también porque tiene más voluntad de estilo, digamos. Mezcla una primera persona y a un narrador omnisciente pero ligado al personaje principal, y alterna el pasado y el presente para contar la misma historia.

 

• ¿Qué ha aprendido del mundo literario en este tiempo? ¿Le ha dado más alegrías que decepciones?

La verdad, me ha dado más alegrías. El mundo literario es un nombre que se refiere a algo que nadie sabe muy bien qué es. ¿Es el mundo formado por los escritores y los lectores, o los ‘saraos’ de las presentaciones y ferias del libro? ¿Participa del mundo literario aquel escritor que es médico de lunes a viernes y el sábado presenta sus novelas? ¿O el que no las presenta nunca? Supongo que es un mundo cuyos límites no están muy claros, pero que se refiere sobre todo a la fauna editora-escritora y ahí, como en cualquier otro sector, hay de todo.

 

• La ambientación y documentación de la novela son excelentes, ¿fue lo más duro o le gusta empaparse con toda esa información? ¿Por qué eligió esa etapa de la historia de España?

Gracias por esa apreciación. Fue duro, sí, mucho. Siempre me ha interesado la historia de la República y de la guerra civil porque sigue teniendo sus consecuencias en la sociedad de hoy. Todas las familias españolas vivieron la guerra y para todas tuvo algún coste. Además quería situar la historia en esos últimos meses de la República para mostrar cómo todo se vino abajo, cómo cambió la vida de los españoles de un día para otro. La República fue una oportunidad perdida, un crío que no llegó a hacerse adulto, como ocurre con las niñas que aparecen asesinadas en la novela y que se presentan como una metáfora de ese hundimiento de las ilusiones y el futuro.

 

• El perfil del inspector Julián Fierro refleja personalidad y está muy bien dibujado. ¿Le resulta sencillo forjar la naturaleza de los personajes?

Es una obsesión para mí. Necesito estar ‘enganchada’ a ese personaje, ser él en lo bueno y en lo malo. Julián Fierro es un tipo que creo que a muchos lectores les ha desconcertado porque en un momento en el que las distintas creencias sociales y políticas son más evidentes que nunca y están presente en todos los sectores de una sociedad española muy dividida, Fierro es alguien que trata de mantenerse indiferente. El mundo se derrumba a su alrededor y él no quiere verlo, sólo se compromete con las niñas, con encontrar a su asesino. No quiere ser un “estúpido héroe”, no quiere repetir los errores de su padre, no cree que la lucha sirva para nada. Pero no es posible estar ciego por siempre, claro. Esa falta de compromiso ha chocado a muchos pero ahí está la clave, sirve para que el lector se pregunte: ¿y yo, qué habría hecho?

 

• Háblenos para los que no la conozcan de su última novela. Preséntenosla.

Al acecho es una novela sobre el hombre al acecho del hombre y que plantea (espero) más preguntas que respuestas. Ocurre en Madrid y comienza en marzo de 1936, después de que el Frente Popular haya ganado las elecciones. En ese escenario se va a desarrollar una historia con dos frentes: varios asesinatos de menores y la convulsión de todo lo que ocurre en el país en ese momento (atentados, manifestaciones, huelgas, un inminente golpe de estado). El nexo común a ambos temas es Julián Fierro, inspector del cuerpo de Investigación y Vigilancia, un personaje complejo que no quiere ver lo que está ocurriendo pero que al final tendrá que abrir los ojos.

 

• La mente de un escritor siempre está funcionando. ¿Tiene ya planes de futuro?

Aparte de cenar esta noche y desayunar mañana… sí, estoy escribiendo una novela. Es una historia de segundas oportunidades que se desarrolla en estos tiempos que estamos viviendo. La vida de un tipo que debe reinventarse de nuevo.

 

• Y para terminar y como soy muy curioso, me gustaría saber qué lee ahora Noemí Sabugal.

Pues estoy leyendo el manuscrito de la novela inédita de un amigo. Es una historia de ciencia ficción que me está gustando mucho (al margen, por supuesto, de la condescendencia que parece imponer la amistad) y he acabado dos obras de teatro de George Bernard Shaw: Pigmalión y Trata de blancas. Si la gente supiera lo divertido que es leer teatro, se animaría más a hacerlo. Y a verlo, claro.

 

Gracias por su tiempo y un cordial saludo de unlibroparaleer.

Gracias a ti y a todos los lectores del blog.

firma

ENTREVISTA BLANCA ÁLVAREZ

10 May

Muy buenas, os dejo con una bonita entrevista a Blanca Álvarez, autora de la novela Los tres secretos del samurai, cuya reseña podéis leer aquí.

Antes  una pequeña biografía sacada de la Wikipedia:

Es licenciada en Filología Española y Trabajo social, y también estudió derecho. Durante poco fue conocida como poeta por haber ganado el Premio Internacional de Poesía Cálamo. Colaboró en el diario As como cronista deportiva. blancaPosteriormente entró en el mundo del periodismo, en el cual sigue colaborando, y que compagina con su labor literaria. Tiene una hija.

Después de escribir novelas para adultos, se adentró en el mundo de la literatura infantil y juvenil. Con Milú, un perro en desgracia entró en el White Ravens 2001. Con Pendientes, caracoles y mariposas ganó el XIII Premio Ala Delta. En 2004 obtuvo el Premio de la Crítica de Asturias por “El puente de los cerezos”. Este mismo libro fue seleccionado al año siguiente por las Bibliotecas Nacionales de Venezuela como el mejor libro editado en castellano. Esas mismas Bibliotecas seleccionaron, en 2007, otro libro de la autora, Palabras de pan. Ha obtenido el Premio Destino Infantil Apel, y el Les Mestres 2005 con Witika, hija de los leones. Ganó el IV Premio de la Crítica de Asturias 2003 con El puente de los cerezos. En el 2007 quedó finalista en el premio Lazarillo con El maleficio de la espina, publicado en Destino. Sus últimas publicaciones son El collar de penas, en Pearson, Búscame en África y Una tropa de hermanos, en Planeta Oxford, Las costuras del guante, en Anaya, El curso en que me enamoré de ti y en 2008 Periodistas, búlgaros y Rubias, una novela de literatura juvenil, que trata sobre la desaparición de un conocido futbolista, en la que hay una extraña influencia de la mafia búlgara. En 2009 escribió su nuevo libro titulado “Ópalo”. En 2011 publica “La verdadera historia de los cuentos populares” un ensayo que analiza el sentido de los cuentos populares en el momento en el que fueron creados y cómo sus argumentos se pueden trasladar a algunas realidades de nuestra actualidad.

ENTREVISTA

1. Para empezar la entrevista, me gustaría saber qué hace Blanca Álvarez cuando deja de ser escritora, en su día a día.

Creo que soy escritora las 24 horas, aunque no escriba, siempre tengo “el gusano” de una novela en la cabeza.

 

2. Según la Wikipedia fue cronista deportiva. ¿Le queda aún ese gusanillo? ¿Sigue los deportes?

Dos años siendo La chica del As, me curaron de fútbol para los restos.

 

3. Explíquenos cómo son su metodología de trabajo, sus manías. ¿Sabe de antemano qué quiere escribir o improvisa?, ¿es más escritora diurna o nocturna, de café y cigarrillo?

Soy nocturna. Apenas se improvisa, al menos yo, sigo el esquema previamente diseñado, en todo las “improvisaciones” surgen con los personajes y son escasas. Café y cigarrillo, sí. Soy muy antigua en mis manías y vicios.

 

4. ¿De qué forma encaja las críticas que va recibiendo? ¿Son un estímulo para usted?

Uno escribe para que los lectores opinen. A veces me sorprenden gratamente. Las asumo todas y trato de aprender.

5. ¿Quién es la primera persona que lee y valora sus novelas o borradores?

Suelo dar mucho la lata a los amigos, pero más de manera oral. Me fio mucho de los buenos editores, aunque son aves escasas.

6. Centrémonos en su última novela Los tres secretos del samurai, cuya reseña se puede leer en este blog. ¿Podría hacer una pequeña introducción para presentárnosla?

Japón es una vieja obsesión. Pero esta es, sobre todo, una novela de mujeres que se niegan a cumplir con el destino previsto. Al igual que en muchas novelas de nuestro Siglo de Oro, “han de transformarse en hombres para realizarlo”. Tomiko desea salvar a su hermana, para ello se transforma en samurái, a un alto precio…. En definitiva, magia, aventuras, amor y mujeres….

7. Es usted osada, en esta novela se aprecian géneros muy diferentes, romántico, histórico, fantasía, aventuras… y perfectamente combinados. ¿Hay algo con lo que no se atreva?, ¿terror, ciencia-ficción?

Yo sólo deseo contar una historia, la que sea, y es ella quien elige lo que necesita. Soy muy osada, me atrevo con todo.

8. ¿Cómo se le ocurre la idea de un personaje masculino-femenino? ¿Se ahorra así el sueldo de uno de ellos (risas)?

Ya se sabe, en tiempos de crisis…. No, tiene que ver con la respuesta de la tradición española del siglo de Oro.

9. Para documentar mejor la época, los paisajes y la sociedad japonesa Blanca Álvarez ha viajado hasta allí o es más ratón de biblioteca?

No conozco Japón. Sí soy un voluntario ratón de biblioteca

10. Y para terminar y como soy muy curioso, me gustaría saber qué lee ahora Blanca Álvarez.

Estoy con “El crimen del soldado” de Erri de Luca

Gracias por la entrevista Blanca, me ha gustado leer tus respuestas.

 

ENTREVISTA LLUÍS RUEDA

22 Abr

Hola a todos, os dejo con otra interesante entrevista a Lluís Rueda, autor de la novela El columpio negro, apetecible opción para regalar en estos días. Quiero además agradecerle su generosidad, ya que nos sorprende con una primícia.
Así que a leer para descubrirla.

Antes  una pequeña biografía de este polifacético escritor:

luis_cornella

Lluís Rueda (Barcelona, 1973)

Crítico cinematográfico y guionista. Director de la revista online dedicada al cine fantástico Judex Fanzine. Co-autor del ensayo cinematográfico Monstruos Eléctricos. El Horror y la Ciencia Ficción en la Universal (2012). Colaborador en diversos medios de comunicación como crítico de cine y articulista cultural. Entre sus colaboraciones destacan la revista de cine Travelling, los fanzines Data y Amazing Monsters, el magazin Freek! y el diario La República.es. Conductor de secciones y contertulio en programas radiofónicos para Radio Cornellà. Ha pesentado un espacio cinematográfico en Llobregat TV, coordinado proyectos web participativos como CdeCornellà e impartido seminarios cinematográficos como el dedicado el director canadiense Guy Maddin. Como guionista ha trabajado para la productora RC y en el proyecto documental L`Avinguda de la llum.

ENTREVISTA

1.      Me gustaría para empezar que nos contara qué hace Lluís Rueda cuando no escribe. Conozcámosle más a fondo.

Esencialmente ver mucho cine y viajar todo lo posible, son dos de mis grandes pasiones; también rastrear en mil cosas: mitología, antropología, esoterismo… Por otro lado, me encanta hacerme con  libros desconocidos u olvidados para descubrir cosas interesantes. Ahora mismo, por ejemplo, estoy muy abducido por algunos ensayos sobre exploradores europeos en Asia Central que literalmente peinaron el desierto de Taklamakán entre finales del siglo XIX y principios del XX en busca de tesoros arqueológicos. Eso cuando hay tiempo libre, si no en general escribir no ficción, como redactor, analista cinematográfico o lo que surge… Soy un tanto disperso en los temas que me interesan, conecto a nivel muy emocional con las cosas y siempre me gusta verme como un niño al que le gusta montar reglas propias, conjugar los arcanos con método propio. No se si eso perjudica a la hora de vender lo que haces por que hay quien lo considera enrevesado y un tanto hermético, pero vaya es mi manera de funcionar dentro y fuera de los libros. Siempre estamos escribiendo / creando, hasta cuando caemos en el sueño más profundo y creo que nuestras propuestas deben tener intacta esa esencia de lo que somos. Lo más importe es tener claro que eres honesto, sentir que no estás vendiendo humo.

En cuanto al ocio nada extravagante, coleccionar vinilos de hard rock, ver fútbol o rugby con los amigos… Si es en pub británico tanto mejor…

 

2.      Televisión,  crítico de cine, radio, revistas… ¿Le queda algún palo por tocar?

Muchas cosas… creo que como guionista hay campos a explorar: el cómic podría ser uno. Me parece algo realmente alquímico cuando veo un ilustrador trabajar ante mi. Me gustaría tanto saber dibujar… Pero vaya, los trazos no son lo mío, hasta cuando escribo a mano me siento un indigno escriba, jajaja. En serio, adoro ese campo. Algo que en cambio me da un poco de respeto es el mundo del cine desde dentro, creo que debe ser durísimo gestionar todos esos elementos para hacer un filme. No me importa participar en fases de creación pero, por ejemplo, dirigir me daría un tanto de vértigo, aunque nunca se sabe… Algún tratamiento de guión anda por ahí en un cajón. Respecto a deseos, muchos… generalmente relacionados con viajes, me encantaría ser cronista de viajes,  desde luego… Particularmente adoro todo lo asiático.

 

3.      Explíquenos un poco cómo es su metodología de trabajo,  sus manías. ¿Escritor diurno o nocturno, de café y cigarrillo?

Soy escritor diurno, la noche es para descansar y articular ideas desde aquellos residuos oníricos que siempre te dan pistas de por donde debes caminar creativamente, En serio, le doy mucha importancia a la información de los sueños. Me estimula muchísimo ese CPU rebosante de claves y aventuras que llevamos incorporado. Soy de café solo y buen almuerzo antes de hacer nada, ¿sabéis la energía que puede llegar a quemar un cerebro ‘on fire’? También fumador, pero moderado, recurro a la nicotina cuando tengo una laguna. No tengo especialmente manías en cuanto al lugar de escritura, trabajo con portátil. Eso sí, me gusta tener libros cerca por si tengo que hacer alguna consulta. No tengo horas fijas, generalmente trabajo bien a primeras horas de la mañana y a primeras de la tarde, si puede ser después de una breve siestecita (recurrimos de nuevo  la información del CPU). Generalmente realizo muchas anotaciones a lápiz y monto algunos organigramas bastante básicos para orientarme en cuanto a la estructura. En lo que soy un obseso es en proceso de documentación, generalmente no utilizo ni un 15 % de lo que recopilo, pero en esa fase de pre-escritura disfruto muchísimo.

 

4.      ¿De qué forma encaja las críticas que va recibiendo? ¿Son un estímulo para usted?

Las encajo bien, por que también soy crítico y más o menos se de que va esto de la subjetividad razonada. Creo que la crítica tiene una función que a menudo se menosprecia, y de manera sorprendentemente tajante. Para mi la crítica y el periodismo cultural es otra forma de hacer literatura que puede llegar a ser muy estimulante para el lector. Claro, también es una forma de marcar tendencia, pero ¿que no lo es en este mundo? Reconozco que por deformación puedo llegar a ser cicatero en alguna circunstancia, especialmente cuando veo que un análisis es endeble en su formulación, pero en reglas generales soy muy respetuoso y procuro siempre tomar nota en constructivo. Hasta ahora no me puedo quejar de las críticas que ha recibido ‘El Columpio Negro’ y, desde luego, siempre es un estímulo el que alguien ajeno a ti escriba sobre tu trabajo.

 

5.      ¿Quién es la primera persona que lee y valora sus novelas o borradores?

Mi compañera. Es periodista, crítica de cine y literatura, experta en nuevas tecnologías y quién sabe cuantas cosas más jejeje. Es inflexible y me obliga a no ser acomodaticio con mis elecciones, valora el riesgo, exige nivel de escritura y es implacable con algunas de mis frivolidades. Uno de sus mejores cumplidos fue ‘eres muy barroco a veces, pero por lo menos no eres cursi’. También tiene días adorables, como una vez que comparó mi estilo con el de John Connolly… Confío mucho en su criterio, es una voraz lectora… y muy selectiva.

 

6.      Centrémonos en su última novela El columpio negro, cuya reseña se puede leer en este blog. ¿Podría hacer una pequeña introducción para presentárnosla?

Una novela de ciencia ficción y suspense ambientada en la China del siglo XXI . A través de tres personajes femeninos dibuja una sociedad futura altamente tecnificada en la que los sintéticos son una mano de obra barata y los seres humanos han perdido sus valores tradicionales. El Columpio Negro incide también en aspectos como la percepción del tiempo y los peligros derivados de los avances tecnológicos. Toda la trama gira en torno a un gran misterio, en el que un científico proscrito, el horólogo Wu Xiang, se erige en la piedra angular del relato.

Algunos críticos han dicho que es la combinación perfecta entre Blade Runner y el cine de suspense de Alfred Hitchcock, también hay quién la ha calificado como una novela psicológica con aroma ciberpunk. En fin, creo que hay mucho de todo eso pero también de mi mundo personal. En todo caso está claro que es muy cinematográfica.

 

7.      ¿Considera que la ciencia-ficción es el género más difícil de escribir? Lo digo por la cantidad de imaginación que hay que tener para desarrollar una trama.

Definitivamente no. Yo me he acercado a la ciencia ficción por que es un tipo de género en el que te puedes mover con mayor libertad creativa y puedes permitirte ser más transgresor; también es un género muy potente para analizar nuestro papel en el mundo a diferentes niveles. Tiene algo de género-tesis que me fascina, te permite hablar de teología, filosofía, ciencia, diseño, política, e incluso construir una novela romántica, de aventuras y terror, todo de un plumazo. Es un género literario muy transversal, mucho más que el terror o la novela negra (igualmente interesantes pero, en ocasiones, carentes de riesgo formal y argumental). Lo de la imaginación es muy relativo… Creo que es aplicable a cualquier híbrido genérico o género puro, sin más. El terror o la fantasía demandan más riesgo, veo muy pocas cosas reveladoras en el panorama… Pero mira, un ejemplo de escritor muy imaginativo, sensacional diría, es el antes citado John Connolly. Y escribe todo eso ciñéndose a un único género, la novela negra. Pero también me gustan los autores que dentro de un concepto de fantasía intentan no adocenarse… Un ejemplo, Marc Pastor. Cada uno de sus libros es una sorpresa. Ese principio de incerteza que genera como autor me seduce mucho.

 

 

8.      ¿Qué les diría a aquellos que dicen que la ciencia-ficción no es lo suyo, que prefieren leer otros géneros? ¿Cómo los atraería?

Un poco lo he apuntado arriba. Los géneros en mi caso son convenciones a través de las cuales buscar un voz personal, crear un universo interesante y modelar personajes seductores. La ciencia ficción permite todo eso y creo que hay muchos autores que se han quitado de encima complejos a la hora de abordar la temática. Existe una corriente de pensamiento que cataloga la ciencia ficción como algo para iniciados, frikis y gente con un alto nivel de conocimiento. Pero, por ejemplo, cabe reivindicar autores como Fredric Brown que propuso algo alejado de eso, algo cargado de chispa, mordaz y que poco tiene que ver con la física cuántica o el bosón de Higgs . Les diría que la ciencia ficción ofrece un catálogo muy amplio y estimulante. Los libros de zombis, vampiros, espada y brujería u otras variaciones de la fantasía proponen un tipo de literatura evasiva en que casi siempre las cartas están marcadas. ¿Por qué no jugar a algo completamente nuevo?

 

9.      ¿Cómo ve la falta de novelas de este género dentro del panorama literario español? ¿Cree que las listas de libros más vendidos tienen algo de culpa?

Creo que cada vez somos más, y escritores relativamente jóvenes. Otra generación impregnada por diversas inquietudes que está en disposición de popularizar la ciencia ficción, que en ocasiones visualizamos como una especie de secta / convención de señores con barba blanca dando una serie de conferencias para si mismos. Lo de las ventas no sé,  entiendo, y aquí voy a ser duro: se están publicando cosas relacionadas con el terror muy flojitas, creo que el tema zombi ya cansa y satura y creo que George R. R. Martin está arriba de la lista (haciendo tapón) por méritos propios. Por otro lado, entiendo que tenemos muy buenos escritores de espada y brujería y ciencia ficción, eso es un punto a nuestro favor.

En resumen, hay una buena cantera de escritores en la península, pero también los hay muy acomodaticios. Observo que uno de los problemas que tiene el consumidor de fantasía patrio es que se acerca a las lecturas como si estuviese prolongando la partida de un juego de rol y leyera hipnotizado por sus barrocas portadas. Le falta exigencia, eso es verdad. Si entre todos subimos el nivel, el género estará en disposición de competir con otro tipo de literatura menos evasiva.

Me gusta analizar las carencias y problemas de la literatura fantástica no como un problema nacional, más bien generacional y relacionado con la falta de riesgo. Si ahora aparece un chaval irlandés, corso o ruso de veinte años que ha escrito un novelón, para mi tiene prioridad más allá de su país de origen o la sensibilidad territorial que represente. Ese es el que se merece vender.

 

10.  ¿Qué ha aprendido del mundo literario en este tiempo? ¿Le ha dado más alegrías que decepciones?

Muchas cosas, al principio pensaba que me encontraría a mucho autor divo por el camino y he comprobado que hay un corporativismo bastante sano entre escritores. El campo editorial también me ha revelado cosas interesantes, como pequeñas editoriales que están haciendo las cosas francamente bien, me gusta citar a Tyrannosaurus Books aunque sea el sello para el que escribo. En general la experiencia está siendo muy grata y no tengo más que agradecimientos, me costó unos años publicar esta novela y pasé por despachos de auténticos gángsters del mundo editorial… Tras una etapa en que distribuí la novela a través de la plataforma bubok tuve la suerte de encontrarme con los chicos de Tyrannosaurus y la cosa ha ido rodada. Cuesta un poco que los grandes medios de información se hagan eco, pero como ya intuía, existen una serie de blogs que hacen un trabajo estupendo y pueden llegar a mucha gente. Me siento muy arropado y en equipo, la verdad.

 

11.  La mente de un escritor siempre está funcionando. ¿Tiene ya planes de futuro?

      Una nueva novela y un ensayo cinematográfico que será a cuatro manos, junto a Pau Roig, compañero con el que escribí el ensayo sobre el terror y la ciencia ficción en la universal ‘Monstruos Eléctricos’. Respecto a la novela… Será una mezcla entre ciencia ficción, horror, mitología y western. Literatura dentro de literatura, viajes en el tiempo y tintes de humor británico (escocés, para ser más precisos). Algo poco convencional y de riesgo, pero muy estimulante. Puedo adelantaros el título. Es una primicia, jejeje: ‘Paradoja en Renfield Street’

 

12.   Y para terminar y como soy muy curioso, me gustaría saber qué lee ahora Lluís Rueda.

Soy un tanto indisciplinado leyendo y cuando escribo casi siempre más de consumir ensayo. Ahora estoy acabando ‘Victus’ de Albert Sánchez Piñol, excelente. También comenzando una novela descatalogada que he encontrado por casualidad en una librería de viejo, ‘Buscadores de oro en Manchuria’ de Ivar Lissnan. Me viene al pelo para ciertas localizaciones.  Por otro lado, tengo ahí para comenzar dos o tres. ‘Bioko’ de Marc Pastor, ‘El secreto de Boca Verde’ de A. M. Calliani y ‘Ready Player One’ de Ernest Cline. Ya veremos cual escojo…

Gracias por tu tiempo Lluís, he disfrutado leyendo la entrevista.

 

ENTREVISTA ENRIC CABREJAS

17 Abr

A continuación os dejo con la entrevista de Enric, cuyo libro Karuo el secreto íbero abre las puertas a un nuevo descubrimiento sobre nuestros orígenes. Comparado con el hallazgo de la piedra Rosseta, podéis leer también aquí la reseña.

cabrejas

Enrique Cabrejas Iñesta nació en Barcelona. Se educó en las Escuelas Pías de San Antonio Abad. Siempre reconoció fueron los momentos más felices de su vida, tal vez porque de ahí obtuvo la necesaria apetencia y motivación para el estudio. “Tuve buenos profesores” admitió. Pero pronto esos deseos se vieron truncados a consecuencia del embargo y posterior orden de desahucio a sus padres que le llevaron a dejar los estudios a la corta edad de 12 años. Ponerse a trabajar en precario y ayudar a una economía tan escasa como al límite de la indigencia. No obstante esta situación de extrema necesidad la cubrió lleno de esperanza puesta en un futuro pleno de canciones y poesía. Fueron tiempos difíciles, sin embargo Enric o Quique como le llaman sus amigos no dejó en la medida de lo posible de ampliar sus conocimientos, aun no pudiera hacerlo dentro de los estudios reglados como él hubiera deseado. De modo autodidacta, ratón de biblioteca, combinó siempre que le fue posible el necesario sostén laboral con la música, la lingüística, la historia, la literatura y la mitología convirtiéndose de ésta en un experto mitógrafo. Vivió y estudió en Cambridge, Módena y Moscú para mejorar en idiomas y en lectura de literatura clásica. Fue integrante del grupo musical Sopa de Ganso. Publicó distintos álbumes de música y video con los pseudónimos de Gansos y Enric Cabreta y en el año 2006 su condición de políglota le llevó a crear un nuevo alfabeto: El Ideal Nol, también a construir un moderno lenguaje de mensajes sms y para uso en las redes sociales al que denominó Nol, convirtiéndose así en uno de los escasos y singulares gramáticos que ha dado la lingüística. Junto a Jordi Palanca constituyó una sociedad para el estudio de la lengua: El e-nstitut ideal nol que le ayudó en el aprendizaje para un excitante devenir futuro. Sus esfuerzos culturales se han visto reconocidos finalmente con el mayor de los logros que ni siquiera llegó a imaginar: El desciframiento de una escritura antigua. La escritura Ibérica. La lengua de los íberos y los celtíberos. Y con ello el hallazgo del origen de la cultura y los idiomas de este país.

Cuéntenos algo sobre usted para empezar a intimar ¿Qué hace Enric Cabrejas cuando no escribe?

Cuando Enric Cabrejas no escribe, lee. Antes me gustaba componer o tocar música pero ahora no tengo tiempo para ello. Mi casa francamente es muy austera pero tengo la gran suerte de contar con una biblioteca con miles de libros que heredé de mi padre y mi tío. Ambos eran grandes lectores y estoy habituado a moverme y envolverme entre libros. Es curioso, justo días antes de empezar KARUO, EL SECRETO ÍBERO me preguntaba seriamente de qué habría servido leer esos libros que se amontaban monstruosamente en las estanterías. Justo al poco obtenía la respuesta.

Explíquenos cómo es su metodología de trabajo. ¿Le van surgiendo ideas, sabe de antemano qué libro quiere escribir, escritor diurno o nocturno, de café y cigarrillo?

El café ni lo pruebo y tampoco fumo. Tengo una rutina muy estricta, espartana diría, paso la mañana sólo con un vaso de agua y dedicado a trabajar en mi objetivo. Faltaría completarlo con un poco de ejercicio y ya lo tendríamos, un auténtico espartano, aun siempre pienso que será mañana cuando lo empezaré. Una obra requiere de toda tu concentración. Por vocación soy escritor nocturno pero he tenido que aprender el oficio de escritor diurno por prescripción médica. Los escritores pensamos que una obra nunca finaliza y que siempre puedes mejorarla pero en algún lugar has de poner un punto.

A los que no hayan leído Karuo, el secreto íbero, cuya reseña podéis leer en este blog, ¿cómo se lo presentaría?

Así tal como vosotros, que lean vuestra reseña, lo habéis hecho genial. ¿Qué le motivó a escribirlo? Era obligado hacerlo, nadie que hubiera tenido una historia semejante hubiera podido permitirse el lujo de abandonarla. Es la gran historia que nadie pudo jamás contar. Se ha tardado más de 3000 años para poder explicarla, y si yo no lo hacía con los conocimientos que tenía, quien sabe si alguna vez podría volverse a contar. Cualquier historiador, geografo o lingüista habrán celado alguna vez en su vida sino eternamente por tener mi suerte. Sólo que ella me vino dada, no fue algo que buscase. Tal vez sea el modo como las cosas ocurren. Sencillamente luego desde el e-nstitut ideal nol tomamos el compromiso con ella y claro, supongo que se requiere estar preparado para adelantarse a los tiempos, abrir la mente y acogerla en tus brazos.

¿Qué le han dicho los más entendidos en la materia, se han interesado por su excepcional descubrimiento?

Por supuesto, en apenas pocos meses tengo ya a una docena de investigadores internacionales del más alto nivel siguiendo mis trabajos, y a diario mis publicaciones científicas con el mayor interés, además eso completa las suyas en distintos campos pero no me pongo una fecha ni me hago ilusiones inmediatamente, aun tardaremos algún tiempo en ver resultados. Los frutos nacen de una semilla y se recogen maduros. Hay que entender y eso no está todo en mi mano, que primero habrá de convencerse una comunidad científica en pleno de su garrafal error y además con el agravante de tener que admitirlo públicamente. Es decir, que de todo lo que han aprendido ellos y que a su vez han enseñado a los demás no son los hechos ciertos, que estaban mal informados y de aquello han emitido un juicio tan claro que no ha necesitado de una comprobación (es decir todo) deberán comprobarlo, no de nuevo sino por primera vez en la historia y además hacerlo fehacientemente, telita marinera. Eso no va a ser fácil como se puede comprender pero tampoco entiendo sea una misión imposible. Y al principio pensé que no querían hacerlo pero estaba equivocado, no es realmente que no quieran sino que no saben. Por otro lado tiene lógica, entonces el hallazgo ya lo hubieran realizado ellos y no yo, aun así pronto que tarde daré con interlocutores válidos que puedan corroborarlo, estoy convencido. Probablemente sea en el extranjero y tengan que venir a sacarle los colores a los de casa, pero es sabido que nadie es profeta en su tierra. No obstante en algún momento futuro próximo los estudiantes de este país en mayor o menor medida llegarán a conocer la antitesis que es Karuo, y descubrirán atónitos y perplejos que hay mucho que no encaja en las tesis anteriores presentadas. Llegarán preguntas incómodas que formularán a sus tutores y cuando estos no puedan responder debidamente desde la ortodoxia histórica establecida, entonces o bien los profesionales empiezan a tomarse en serio a Karuo o bien serán los propios jóvenes quienes me pidan esas respuestas a mi. Porque entre un vacío esencial y una gran mentira, siempre prevalece la mentira, pero entre la mentira y la verdad que es conocida siempre la verdad es más poderosa y a la larga ha de perdurar vencedora. Naturalmente sabemos que cuando hablamos de historia la verdad nunca será completa, pero al menos mucho más verdad que la que nunca lo fue. Eso te da gran confianza, pues sabes que donde otros tienen excelentes conjeturas e hipótesis sencillamente yo tengo las certezas. ¿Y los medios de comunicación? Antes la gente lo conocerá gracias a Blogs como el vuestro, intuyo. O por aquellos medios que sean valientes y sepan reconciliarse con su profesión atreviéndose a informar honestos y sin perjuicios, pero me temo que los mass medios en general serán los últimos y no en enterarse sino en quererse enterar. Cuando lo hagan se darán cuenta que tiraron a la basura lo que estorbaba en una mesa abarrotada de papeles mientras no daban abasto a tanto escándalo político cuando el mayor escándalo de la historia, dicho literalmente, lo tuvieron encima de sus mesas ya. Entonces nos lo pedirán de nuevo y encantados se lo volveremos a reenviar. Antes tuvo que descubrirse América pero ese día llegará y entonces tendrán la noticia y la portada más impactante en tiempos: “El descubrimiento de España”.

¿De qué forma encaja las críticas, le ayudan a crecer como escritor?

Si le soy sincero debo decir que no tengo tantas como esperé en un principio, siquiera en estilo, quizás sea porque aun no haya comenzado el gran debate, no lo sé. No obstante al único que pueden beneficiarle las críticas es a mí, estoy en condiciones de aportar las pruebas necesarias a quienes lo cuestionen. Otra cosa es que este conocimiento deberá universalizarse y pueda establecerse en todos los rangos y niveles oportunos y aceptado incuestionablemente, aun nada debería serlo. Debería estar todo en permanente discusión. Pero para todos ha sido así a lo largo de la historia, no voy a ser yo una excepción. Gandhi que fue alguien muy sabio dijo que: primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, y ‘entonces’ ganas. Deberé someterme al proceso de Rechazo-Burla-Aceptación si quiero que al final los hechos ciertos obtengan todo el reconocimiento que se merecen.

¿Quién es la primera persona que lee y valora sus escritos o borradores?

Siempre es Jordi Palanca, mi socio en el EIN (e-nstitut ideal nol) es el tipo más audaz que he conocido nunca. Tiene un olfato innato y realmente especial para detectar el perfil real de las cosas y confío plenamente en él. Luego tengo otros amigos y que me dan muy buenos consejos que siempre desoigo, es broma. Pero es con Jordi Palanca que leemos y consensuamos los borradores y escritos. Acierta siempre o casi…

Para escribir este libro de investigación tuvo que viajar y moverse por muchos lugares, ¿recuerda alguna anécdota interesante? ¿Le pusieron trabas en algún sitio?

Bueno, las únicas trabas las he tenido lamentablemente con algún que otro museo de España, ellos no creían que hubiera hecho el milagro, tienen razón sólo Dios los hace. Fuera de España no recibí ninguna, sólo facilidades y felicitaciones. Verá, por otro lado si se me permite decir cuando Cristobal Colón descubrió América tuvo que navegar a lo ancho y largo de un ignoto Océano, hoy afortunadamente podemos navegar por indómitos mares del conocimiento de otro modo, con banda ancha y una inmediatez insospechada antes. La mayor parte de los trabajos los realicé a través de Internet, es mi herramienta primordial y de la cual desarrollé un método historicista personalizado y útil, interesante pienso para los nuevos investigadores futuros y que bajo mi opinión es eficaz o al menos lo fue mucho para mi, gracias a ello supe recopilar la documentación necesaria y pude también encontrar los archivos Paleo Léxicos imprescindibles para la investigación en países tales como Grecia, Turquía, Rumanía, Hungría, Bulgaria, EEUU y Australia requería sí o también. Si hubiera tenido que desplazarme simultáneamente a todos esos lugares y países hubiera sido más excitante para mí y si hubiera sobrevivido a su logística naturalmente, pero no tan igual de preciso y además hubiera tardado años en poder completar todos los estudios de esa ingente documentación. Ahora con los conocimientos adecuados puedo fijar claros propósitos, de hecho los estoy preparando para próximamente trabajarlos, y algunos también sobre el terreno. Hay que saber que Karuo el secreto íbero sólo es aproximadamente un 2% de la documentación con la que en la actualidad me manejo.

¿Qué ha aprendido del mundo literario en este tiempo?

No lo conozco en profundidad. No me considero un profesional de la escritura, ni un aventurero, ni un novelista. Soy sencillamente un explorador que escribe y toma apuntes en sus cuadernos. Tengo media docena de libros que escribí pero nunca pensé en publicarlos, los redacté para mí mismo y los disfruté mucho como una experiencia personal, nunca pensé tuviera un público para ellos. KARUO EL SECRETO ÍBERO es un libro completamente distinto, es historia universal en mayúsculas, con público y sin público es un extraordinario legado para las generaciones futuras que no deberían ignorarlo. Revela hechos y conocimientos nunca conocidos antes. ¿Le ha dado más alegrías que decepciones? ¿Qué? ¿La literatura? todas las alegrías. Verá, se estudia idiomas por trabajo o por turismo, pero yo jamás me hubiera inclinado a estudiarlos sino fuera gracias a la literatura. La literatura es el motivo por el cual estudié idiomas. Podía haber leído a Machado o a Espriu eso está bien pero necesitaba escuchar a Shakespeare, Proust, Rilke o Chejov y conocer las palabras y sonidos en sus voces. Así que no los leía, los devoraba. Adoro los clásicos. No quiero decir con ello los contemporáneos no me interesen pero no puedes abarcarlo todo y en algo has de basar una especialización. Para mí los clásicos lo son todo ya. Para escribir un libro como el mío no sólo son necesarios buenos conocimientos de mitología clásica, es fundamental haber tenido una muy estrecha relación antes con algo tan sutil como es la fonología. No soy un filólogo, me considero un gramático, y un historiador accidental y sin los clásicos en mi haber no hubiera podido comprender nada de lo que entonces estaba tejiendo.

La mente de un escritor siempre está funcionando. ¿Tiene ya planes de futuro?

Sí, pero ese es y por ahora otro SECRETO íbero.

10· Y para terminar y como soy muy curioso, me gustaría saber qué lee ahora Enric Cabrejas

Pues justamente estoy releyendo KARUO EL SECRETO ÍBERO, cuanto más lo leo más lo descubro y no soy el único, mucha gente ya me han dicho que no les importaría leerlo de nuevo, francamente es un halago. También leo a Rilke y a poetas alemanes asiduamente, su verso conecta con mi propio espacio y tiempo y me reconfortan, a Pushkin lo llevo grabado en mi taimada alma rusa, lo leo a diario sin necesidad de leerlo, y cuando eso me ocurre a Rusia y a la que amo profundamente en su inmensidad se me hace accesible y tampoco nunca me canso de volver a Shakespeare, ese hombre fue el canon, que colosal, aunque necesitó a más que de unos complejos Hamlet, Otelo, Romeo y Julieta para llegar a ser universal cuando en cambio Cervantes sólo precisó de un sencillo Quijote y Sancho. También leo la Biblia en griego Koiné pues es esencial para comprender la lexicografía de mis investigaciones, es una directa heredera de la lengua Frigia. Y ahora que estoy intercambiando mis trabajos con otros investigadores de todo el mundo y que me siguen, también repaso los suyos por si pudiera interesarme conocer algo para completar nuevos estudios ibéricos venideros y que acabo de iniciar.

Gracias por su tiempo y un saludo.

ENTREVISTA VÍCTOR J. MAICAS

8 Abr

Hola a tod@s, hoy es un gran día y por ello, unlibroparaleer comienza con este nuevo apartado, en el que de vez en cuando podréis leer entrevistas de diferentes autores.

Para comenzar este nuevo formato, le pregunté a Víctor si le apetecía inaugurar la sección a lo que enseguida respondió que sí. De esta manera os dejo con la primera entrevista del blog, de un gran escritor y mejor persona.

 

A continuación os dejo con algunos datos más:

victor

Nacido en Castellón, Víctor J. Maicas ve publicada su primera novela, “La playa de Rebeca” (Éride ediciones), en noviembre de 2007. En noviembre de 2008 se publica su segunda obra con el título de “La República dependiente de Mavisaj” y, justo un año después, sale al mercado su tercer trabajo, “Año 2112. El mundo de Godal”. “Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad”, su cuarta novela, se publica a finales de 2012. Ha participado como ponente en las “III Jornadas de escritores pro Derechos Humanos” y ha escrito artículos para periódicos como por ejemplo “El Punt”, “Las Provincias”, “Levante” y “Mediterráneo”, así como también para diferentes publicaciones digitales relacionadas con el mundo de la cultura y la información como la revista de ámbito latinoamericano “Cañasanta”, “Bottup”, “Periodismo Humano”,”Los Ojos de Hipatia”, “Otro Mundo es posible” y “Mone Monkey”, entre otras. En la actualidad es miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s como Medicus Mundi, ACSUD-Las Segovias o Manos Unidas.

Gracias Víctor.

 

¿Qué hace Víctor J. Maicas cuando no escribe? Queremos conocerlo un poquito más.

Pues supongo que lo que hace todo el mundo, es decir, disfrutar de la familia, de los buenos amigos y, por supuesto, intentar por todos los medios que no me atrape la monotonía. Y para esto último, o sea, para intentar apartarme de la monotonía, lo que hago es procurar no dejar de lado mi otra gran pasión además de escribir, que no es otra que la de viajar. La verdad es que para mí viajar se convierte en una exaltación de todos mis sentidos, ya que gracias a ellos vuelvo a tener la ilusión de un niño, esa esperanza diaria de que cada día se convierta en una nueva aventura. A través de los viajes descubrimos nuevos y sugerentes mundos que disparan nuestra imaginación y nos hacen sentir mil y una sensaciones. Sí, viajar y escribir se han convertido para mí en mucho más que una simple actividad, ya que gracias a estas dos pasiones me siento vivo en cada momento.

 

  •    ¿Cómo surgió  el gusanillo de empezar a escribir, escuchó alguna llamada interior?

Bueno, más que una llamada interior, fue como un despertar de mis sentidos, tal y como he dicho en la respuesta anterior. Escribir para mí es como una liberación, como una especie de terapia interna para sacar al exterior no sólo la rabia contenida frente a las injusticias, sino también todos esos sentimientos que nos convierten, en cierto modo, en seres esperanzados. Transmitir a los demás sentimientos como el amor, la verdadera amistad y todo lo que nos hacen sentir nuestros propios sentidos me hace percibir que estoy vivo, de ahí que en mis novelas trate también de denunciar todas esas injusticias que nos rodean, pues vivir con dignidad y aprovechando todo lo que la vida nos ofrece debe de estar al alcance de todo el mundo sin excepción, y no tan sólo de unos cuantos privilegiados.

  •  Explíquenos cómo es su metodología de trabajo. ¿Le van surgiendo ideas, sabe de antemano qué novela quiere escribir, escritor diurno o nocturno, de café y cigarrillo?

Sí, siempre que comienzo una nueva novela tengo muy claro qué es lo que quiero escribir, es decir, todo aquello que quiero llegar a transmitir. Así pues, las ideas las tengo muy claras en ese sentido, pero eso lógicamente no significa que durante el período en la que la estoy escribiendo no vayan surgiendo nuevas ideas, puesto que en muchas ocasiones son los propios personajes los que reconducen su destino. Pero esto son siempre pequeños matices, puesto que el sentido final de la novela sigue siendo el mismo. Y en cuanto a las manías, la verdad es que tengo muy pocas, ya que igual me da escribir de día que de noche, en mi propio despacho o en los asientos de un tren o un avión. En cuanto me pongo a escribir me olvido de todo, aunque quizá la noche sea un momento más propio puesto que no hay factores externos que te distraigan. Y bueno, no suelo tomar café, aunque por desgracia, sí fumo más de un cigarrillo. A ver si pronto me decido a dejar este pequeño vicio.

  • ¿Cómo encaja las críticas que va recibiendo? ¿Son un estímulo para usted?

Uno tiene que tener claro que a no todo el mundo le gustará la temática de sus escritos, y más en mi caso puesto que tienen un trasfondo de crítica social, algo que evidentemente no le gusta a determinada gente, sobre todo a los más poderosos. Así pues, desde que escribí mi primera novela me tuve a mí mismo como a mi mayor crítico. La gente que me conoce sabe que soy muy exigente conmigo mismo, por lo que cuando escribo una novela la suelo comparar con otras obras que he leído y han colmado con creces mis expectativas. Por lo tanto, si al hacer dicha comparación mi nueva novela está a la misma altura o por encima de aquella, entonces me quedo tranquilo puesto que con quien tengo que estar satisfecho es, sobre todo, conmigo mismo. Como siempre digo en las presentaciones de mis novelas, me exijo a mí mismo que mis escritos tengan una buena calidad literaria, una historia que atraiga al lector y, como he dicho anteriormente, un trasfondo final. Evidentemente, después de mi propia crítica debe llegar la opinión de los lectores, puesto que lógicamente no sólo escribo para mí, pero he de decir que en ese sentido estoy muy satisfecho puesto que la gran parte de las críticas que han recibido mis novelas las han puesto en muy buen lugar. Por cierto, en este sentido invito a todos los lectores y lectoras interesados en mis novelas a entrar en mi blog (http://victorjmaicas.blogspot.com), ya que allí hallarán muchas reseñas de mis cuatro novelas realizadas tanto por revistas culturales y literarias como por blogs de lectura.

  •   ¿Quién es la primera persona que lee y valora sus novelas o borradores?

Después de haber hecho mi propia crítica personal, que sin lugar a dudas es la más exigente tal y como he dicho anteriormente, acto seguido leen mis escritos tanto mi mujer como mi hija, así como mi hermano Jorge cuando se trata de una nueva novela.

Evidentemente les pido que intenten ser lo más objetivos posible para de esa forma saber si lo que he escrito es capaz de atrapar a los lectores, como es el caso de ellos. Y después, cuando además de mi propia valoración he conseguido la aprobación de mis personas de más confianza, es cuando me decido a enviar el borrador al editor para que sea él mismo el que lo valore puesto que, a fin de cuentas, es precisamente él el que tiene que arriesgar su dinero a la hora de publicarla.

  •  La República dependiente de Mavisaj fue su segunda novela, cuya reseña aparece en este blog, y se puede leer AQUÍ. Es una novela policíaca, pero también de denuncia al sistema en general y a la corrupción. ¿Se podría afirmar que Víctor J. Maicas es un escritor actual  y comprometido con la sociedad de hoy?

Sí, sin duda, y no hay más que leer mis novelas o mis artículos periodísticos para comprobar lo que digo. Tanto en “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”, “Año 2112. El mundo de Godal” o “Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad”, mi última y reciente novela, lo que intento en primer lugar es distraer al lector, atraparlo con una trama sugerente que capte su atención, y después hacerle sentir ese trasfondo que trato de dar a todas mis obras para que al final de la lectura sea el propio lector el que sienta la necesidad de pensar y reflexionar sobre lo leído. Considero que la mejor forma de llegar a transmitir algo es a través del entretenimiento, de ahí que sea importante “enganchar” al lector con un hilo conductor atrayente y que lo motive.

  • ¿Dónde se ambientó para recrear esa isla paradisíaca de Mavisaj?

Tal y como se deduce en el segundo capítulo de la novela titulado “La isla de Katerauac (el mundo)”, a la hora de escribir esta novela me inspiré en la realidad que nos rodea tanto en nuestro propio país como en todos aquellos países que he visitado. Así pues, es el mundo entero el que está representado en esta novela. Desde los estereotipos de los personajes, entre los cuales aparece el avaro, el idealista, el poderoso, el narcisista, el hombre sencillo e incluso el ingenuo, hasta ese tipo de sociedades que van desde la opulencia más absoluta hasta la precariedad sin límites. Por lo tanto, y aunque no con esos nombres, si nos fijamos veremos que la sociedad industrializada y totalmente competitiva que deja el general Bicoro se parece mucho a Alemania, mientras que esa ciudad en donde crece el magnate Mcnamara y en donde cruzando un puente se puede pasar de inmediato de la desolación al lujo y ostentación, eso es algo que se puede ver en Nueva York cuando dejas el Bronx y entras de lleno en la opulenta Manhattan. Por supuesto, esa guerra que vive el comisario Senara en su juventud se parece mucho a la guerra civil española, y a pocos se les escapa que Barcelona fue el lugar en donde Héctor Senara vivió aquel cruel conflicto. Y “Lonox”, aquel lugar en donde estudió Alain Brosse, el presidente de la República, tiene muchas similitudes a Londres, esa cosmopolita urbe que durante la primera mitad del pasado siglo llegó a dominar el mundo y por consiguiente a los habitantes de sus colonias, como es el caso de Mavisaj, un país que podríamos comparar con muchos países que a lo largo de los años han estado oprimidos por sus colonizadores. También salen reflejados en la novela los paraísos fiscales, por lo que esa isla ficticia de “Capur” tiene muchas similitudes con, por ejemplo, Singapur. Y concretamente en cuanto a la ambientación física del lugar, me inspiré en la paradisíaca isla de Bali, un lugar mágico cuyos paisajes hacen que creas que estés en un auténtico edén.  Sí, en definitiva, me ambienté en todo aquello que he visto alrededor del mundo para crear esta novela, de ahí que, aunque el final sea duro y no del gusto de todos, no había otro posible, ya que de lo contrario no hubiera plasmado lo que en realidad quería, y que no era otra cosa que denunciar la cruel realidad en la que vive una gran parte de la humanidad. Un final necesario en el que, por cierto, coinciden muchos lectores y revistas literarias que ya han valorado la novela. Pero eso sí, en Mavisaj el lector descubrirá también todos esos sentimientos idealistas que nos invitan a afrontar el mundo de una forma esperanzada, cosa que se aprecia en cierto modo en el epílogo de la propia novela.

  • Después de haber sacado a la luz su cuarta novela, no se puede decir que sea un escritor novel. ¿Qué ha aprendido de este mundo literario en este tiempo? ¿Le ha dado más alegrías que decepciones?

Sí, me ha dado muchas más alegrías que decepciones, puesto que como he dicho anteriormente, si escribo es porque al hacerlo me siento bien conmigo mismo. Además, poder transmitir mis inquietudes y que estas consigan atrapar a los lectores para así evadirlos en cierto modo de la monotonía a través de mis textos es algo que no tiene precio. Y si encima mis escritos contribuyen a crear un espíritu crítico, tal y como me han dicho muchos lectores, pues entonces la satisfacción ya es total. Y en cuanto a lo que he aprendido al adentrarme en este complicado mundillo literario, es que uno debe disfrutar en todo momento con lo que hace y no plantearse retos que no conducen a nada, pues conseguir un éxito rápido es algo que no depende de nosotros y, por lo tanto, lo único que puedes conseguir es obsesionarte y no disfrutar precisamente de lo más importante, que, como he dicho repetidamente, es escribir.

  •    Acaba de publicar su cuarta novela, Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad, ¿es de la que más orgulloso se siente?

La verdad es que me siento muy orgulloso de la cuatro, ya que cada una de ellas me ha dado muchas satisfacciones. No podría decirte cuál de ellas es más importante para mí, puesto que eso sería como preguntarle a un padre a cuál de sus cuatro hijos quiere más. No obstante, y como suele pasar en cualquier familia en ese sentido, el benjamín de la casa es el que recibe más atenciones, por lo que en este caso es “Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad”, el recién llegado, el que está recibiendo últimamente más atenciones por mi parte. Creo que eso es lógico y normal, y que las otras novelas no me lo tendrán en cuenta.

  • Háblenos para los que no la conozcan de su última novela. Preséntenosla.

“Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad” nos relata cómo y de qué forma un ser humano es capaz de resurgir de sus cenizas. Roberto, un joven e idealista periodista, ve cómo todo su mundo se ha derrumbado. Ha sufrido una dolorosa ruptura sentimental y, cuando decide refugiarse en su trabajo, es despedido como consecuencia del contenido de algunos de sus artículos que no son bien vistos por determinadas élites de poder. Y es entonces cuando aparece Mario, un reconocido reportero de 65 años que no sólo lo sacará del ostracismo, sino que provocará que la vida de Roberto dé un giro de 180 grados. Volverá a sentir el valor de la amistad, encontrará de nuevo el amor junto a Sonia, y verá reforzada su rebeldía con la aparición del movimiento 15-M, el cual provocará que de nuevo se sienta con fuerzas renovadas para seguir denunciando la precaria situación social en la que cada vez viven más y más ciudadanos. Esta novela es, entre otras cosas, una historia de superación personal y una crítica al neoliberalismo económico, además de una denuncia a esa tan comentada manipulación informativa que existe en la actualidad. Amor, amistad, pasión y solidaridad se entremezclan en esta historia en donde el lector vivirá muy de cerca no sólo nuestra historia más reciente, sino todos esos sentimientos que en definitiva nos invitan a seguir viviendo de una forma esperanzada.

  • La mente de un escritor siempre está funcionando. ¿Tiene ya planes de futuro?

Sí, ya estoy planificando mi próximo libro. De momento tan sólo es un proyecto, pero si finalmente lo llevo a cabo, en esta ocasión no se tratará de una novela, sino de una especie de ensayo. Mi idea es recopilar una serie de mis artículos periodísticos centrados en diferentes temas de actualidad, por lo que a pesar de no tratarse de una novela, creo que de cara a los lectores puede resultar ya no sólo entretenida su lectura, sino también bastante didáctica, pues así tendrán otra visión de la realidad de hoy en día para de esa forma tener más datos con los que poder razonar sobre todo aquello que sucede a nuestro alrededor. Los datos que aparecen en mis artículos están contrastados, por lo que considero que siempre les ayudarán frente a esa poca información que los grandes medios de comunicación suelen dar en cuanto a la verdadera situación económica y social de hoy en día. Además, la idea es compaginar los artículos de actualidad de estos últimos años con los de viajes, ya que de esa forma, entre artículo y artículo el lector podrá distraer su mente con sensaciones que consigan exaltar sus sentidos. Pero bueno, como digo, en principio es un proyecto, ya que también tengo varios apuntes sobre una nueva novela. En fin, supongo que finalmente me decidiré por lo que más me apetezca en cuanto acabe de hacer la promoción de “Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad”.

  •  Y para terminar y como soy muy curioso, me gustaría saber qué lee ahora Víctor J. Maicas

Justo en este momento no estoy leyendo nada en concreto, puesto que como te acabo de decir, estoy inmerso en la promoción de mi nueva novela. Bueno, me refiero lógicamente en cuanto a novelas, ya que artículos y demás escritos los leo a diario para así seguir documentándome de muchos temas y de esa forma estar informado en cada momento. No obstante, te diré que la última novela que he leído es “Insana curiosidad”, la nueva novela de mi buen amigo Fernando Pérez Sanjuán, con el cual suelo hacer varias presentaciones conjuntas a lo largo del año para así promocionar tanto sus novelas como las mías.

A %d blogueros les gusta esto: